X

Consejos para la Lectura a Temprana Edad: Los Primeros Años (0-2 años)

Nunca es demasiado tarde o temprano para fomentar la importancia de la lectura en tus hijos. Lo más importante, en estos primeros años, es que les leas frecuentemente.

Los niños, en especial los bebés, aprenden por imitación. Comer, hablar y hasta leer son conductas que se aprenden observando a los demás. Al verte leer, tu bebé aprende a imitar tu conducta. Al oírte leer, tu bebé expande su vocabulario y se familiariza con varios sonidos y conceptos. Le puedes leer un cuento o un artículo del periódico, lo que importa es el tiempo que pasen leyendo juntos.

0 – 6 meses

  • Lee detenidamente y pronuncia las palabras, ya sea en inglés o español, cuidadosamente. ¡La pronunciación es esencial!
  • Léele con regularidad, por lo menos de 5 a 30 minutos. Intenta leerle más o menos a la misma hora todos los días.
  • Sé paciente. Puede que tu bebé esté inquieto o llore, eso es normal y no es indicativo de que debes de dejar de leerle a tu hijo a diario.

6 – 12 meses

  • Intenta leer todos los días a la misma hora. Un libro es una buena manera de preparar a tu bebé para dormir.
  • Enséñale a tu bebé a sostener el libro. Sentirse capaz e independiente de manejar un libro, ayudará a tu hijo a sentirse cómodo con la lectura.
  • Si puedes, adquiere libros resistentes. Los niños en esta etapa se ponen todo en la boca. Ten esto en cuenta cuando pienses en comprar o pedir prestado un libro.
  • Anima a tu bebé a imitar los sonidos y expresiones en tu cara.
  • ¡Canta! Si tu bebé responde mejor a la música, léele el cuento de manera cantada.

12-24 meses

  • Apaga el televisor y cualquier otra distracción cuando sea tiempo de leer con tu hijo(a).
  • Relaciona directamente lo que suceda en la historia con la vida real. Haz comentarios que puedan asociar las cosas como: “¡mira el perro! ¡Es igualito a nuestro perro!
  • Haz preguntas simples, pero específicas sobre el cuento. No existe respuesta correcta y algunas veces ni siquiera habrá una respuesta de tu niño. La interacción es lo que importa.
  • Haz sonidos que distingan a los animales o cosas en la historia, por ejemplo: “mu”, dijo la vaca o “chu-chu” hizo el tren.
  • No esperes que tu niño se concentre por mucho tiempo, es la calidad del tiempo juntos no la cantidad lo que cuenta.

Metas: 0-2 Años

Estos son algunos cambios que debes ver en tu bebé en los próximos meses. Es importante recalcar que no todos los bebés se desarrollan al mismo paso. Cada niño es único. Algunos bebés alcanzan una meta antes que otros, pero eso no es un indicador de que el niño se desarrollará a un nivel más avanzado el resto de su vida. Los bebés prematuros alcanzan las metas un poco más tarde. Esta es una guía general y si te preocupa el desarrollo de tu bebé, consulta a tu pediatra.

Recién nacido a un mes

  • Reflejos básicos: puede chupar, tragar, toser, vomitar, agarrar, pestañear y moverse del susto.
  • Puede cerrar el puño. La mayoría del tiempo tendrá las manos cerradas.
  • Los ojos aún no están coordinados y puede que vire los ojos.
  • Los movimientos de los ojos y las manos aún no están coordinados.
  • Observa objetos que están de 12 a 15 pulgadas de lejos.
  • Se mira y examina las manos.
  • Puede distinguir olores y sabores.
  • Se comunica mayormente con llanto.
  • A esta edad desarrolla preferencias por sonidos; por ejemplo: puede llorar al oír un perro ladrar o puede calmarse al oír a mamá cantar.
  • Gira en torno a una voz familiar.

1 – 4 meses

  • Cuando está boca abajo, puede levantar la cabeza y el pecho.
  • Puede mover la cabeza y mirar a ambos lados.
  • Puede abrir las manos.
  • Enfoca la vista y sigue con la mirada un objeto en movimiento.
  • Cierra el puño para sentir algo, hace el movimiento de agarrar un objeto.
  • Mueve las manos y los pies, dando patadas como si estuviera nadando.
  • Se lleva cosas a la boca.
  • Hace sonidos con la boca.
  • Puede reírse.
  • Puede jugar al “peek-a-boo” y responder a las cosquillas.

4 – 8 meses

  • Comienzan a salir los primeros dientes, causando molestias, dolor y fiebres.
  • Mejora la coordinación de ojos y manos, intenta agarrar cosas que están lejos.
  • Sostiene la botella/seno por su cuenta.
  • Puede sentarse con el apoyo de una almohada o de tu regazo.
  • Puede dar la vuelta en una superficie plana.
  • Puede moverse hacia atrás, boca abajo, antes de aprender a gatear.
  • Puede abrir la boca cuando ve comida cerca.
  • Imita expresiones y movimientos (sonrisas, saludos, etc.).
  • Puede que enfoque la vista en juguetes y otros objetos cercanos (¡como los anteojos de la abuela!).
  • Balbucear de manera rítmica.
  • Reconoce su nombre o apodo.
  • Repite los mismos sonidos una y otra vez.
  • Responde cuando interactúan con él, por ejemplo: llora cuando le quitan un juguete.

8 – 12 meses

  • Bebe de un vaso con ayuda.
  • Usa una sola mano para alcanzar cosas.
  • Puede comer algunos sólidos por su cuenta (cereal, pasas, etc.).
  • Se sienta solo.
  • Gatea con facilidad.
  • Puede caminar con la ayuda de alguien o reclinándose de muebles.
  • Imita los movimientos de otros niños.
  • Señala con un dedo objetos.
  • Suelta un objeto cuando se le ofrece otro.
  • Habla sus primeras palabras.
  • Imita palabras y sonidos.
  • Puede afirmar o negar con la cabeza (si o no).
  • Se apega a algún juguete o manta.
  • Entiende lo que significa “no”.
  • Puede ponerse ansioso cuando se separa de mamá o papá.

12 – 18 meses

  • Se sienta sin ayuda.
  • Se levanta y camina sosteniéndose de muebles.
  • Puede dar algunos pasos sin ayuda.
  • Se puede parar sin ayuda.
  • Responde a órdenes sencillas, como por ejemplo: “ven bebé”.
  • Usa gestos sencillos, dice que “sí” o “no” con la cabeza.
  • Muestra miedo en ciertas situaciones.
  • Puede darte con la mano algún juguete o libro.
  • Repite sonidos o acciones para llamar la atención, en forma de diálogo.
  • Ayuda al momento de vestirse.
  • Entiende juegos como “peek-a-boo” o “la linda manita”.
  • Reconoce y puede llamar a sus padres o abuelos.
  • Imita palabras y sonidos.
  • Explora su entorno, tocando, golpeando, lanzando y mordiendo objetos.
  • Recoge objetos pequeños.
  • Puede comer con cuchara sin ayuda.
  • Puede señalar y nombrar objetos cotidianos.

18 – 24 meses

  • Sube y baja escaleras con ayuda.
  • Une dos palabras, por ejemplo: “Más leche”.
  • Se puede quitar los zapatos y las calcetas.
  • Imita a otros niños.
  • Mueve el cuerpo al son de la música.

Cuándo buscar ayuda:

Si tu bebé no puede alcanzar la mayoría de estas metas, después de un tiempo razonable, o si tu bebé deja de progresar por varias semanas, contacta a tu pediatra. Solo un pediatra u otro profesional médico, puede diagnosticar a tu hijo y recomendar los pasos a tomar.

Diversión y Juegos >