X

Consejos para la Lectura a Temprana Edad: 2 a 3 años

Acerquémonos más a nuestra hijos con la lectura diaria

  • Encuentra un lugar tranquilo en tu hogar, apaga el televisor y guarda las tabletas y las computadoras.
  • Deja que tu niño elija el libro, ¡aunque sea el mismo todas las noches!
  • Cuando selecciones un libro para leerle a tu niño, recuerda que tu nivel de comprensión es más alto que su nivel de lectura. Aunque el niño no pueda leer el libro por su cuenta, es capaz de entenderlo si tú se lo lees. Leerle a tu niño le ayuda a incrementar su vocabulario y esto es esencial en esta edad. En los primero años de escuela, la mayoría del aprendizaje es oral.
  • Pídele a tu niño que repita palabras y frases que tú le digas o le leas.
  • Léele en ambos idiomas, ya sea leyendo en español primero y luego en inglés, o viceversa.
  • Hazle preguntas, como por ejemplo: “¡mira el león! ¿cómo se dice león en inglés?”
  • Cuando visites la biblioteca, deja que tu niño elija los libros que llevarán a casa. Esto ayudará a que esté más interesado en la lectura.
  • Siempre léele el título del libro. Cuando le pidas un libro a tu niño, hazlo por el título. Esto le ayudará a memorizar palabras y a conocer cómo se escriben.
  • Cuenta los dibujos del libro y pídele a tu niño que cuente contigo.
  • Una vez terminada la lectura, pídele a tu niño que te narre lo que sucedió en el cuento. Esto ayuda a desarrollar secuencia.
  • Entusiásmate con la lectura, motiva a tu niño a leer.
  • Si a veces tu niño no quiere leer contigo, ¡no te desanimes! De todas maneras léele. Una mala experiencia no es razón para dejar de fomentar algo tan importante como la lectura en tus niños.

Metas: 2 a 3 años

Tu pequeñín ya no es un bebé, ahora quiere explorar su alrededor. Estas son algunas de las cosas que tu niño puede hacer entre los dos y tres años. Ten en cuenta que todos los niños son únicos y su desarrollo no debe ser comparado con otros niños de su edad. Todos los niños se desarrollan a su propio paso pero, hay algunas metas que todo niño debería alcanzar. Si tu niño no ha alcanzado estas metas y has esperado un tiempo razonable o si notas que tu niño no ha seguido aprendiendo, consulta a tu pediatra. Solo un especialista médico puede diagnosticar a tu pequeño.

  • Usa un vaso y una cuchara por su cuenta.
  • Camina bien, corre, para, sube escaleras y se agacha sin problemas.
  • Llama a familiares y objetos por su nombre.
  • Puede nombrar de cinco a seis partes de su cuerpo.
  • Contesta preguntas simples.
  • Conoce y reconoce su nombre o apodo.
  • Usa oraciones de dos y tres palabras con frecuencia, por ejemplo: “quiero más leche.”
Diversión y Juegos >